Alimentos ricos en yodo

El yodo es un micro-mineral de suma importancia para el desarrollo de las hormonas del cuerpo humano, por lo que su consumo no debería estar en discusión. Sin embargo, muchas veces se ignora su consumo y acarrea consecuencias lamentables en niños, bebé, adultos y hasta mujeres embarazadas. ¿Hay alguna manera de evitarlo? ¿Qué alimentos son ricos en yodo? ¿Cómo evitar caer en los excesos? Aclara todas tus dudas ahora mismo.

Parte de sus beneficios se centran en:

  • Facilitar el  crecimiento y desarrollo del cuerpo
  • Ayuda a quemar el exceso de grasa del organismo
  • Mejora la agilidad mental
  • Interviene en procesos neuromusculares
  • Participa en el funcionamiento celular

Los alimentos que disponen de un alto nivel de yodo son de fácil acceso, tales como mariscos, huevos, pescados, algas, verduras, productos lácteos y más, lo que permite crear una dieta balanceada, enriquecida y muy saludable. ¿Preparado? Comencemos por conocer cada uno de ellos.

¿Cuáles son los alimentos ricos en yodo?

  • Vegetales marinos
  • Arándanos
  • Yogurt orgánico
  • Frijoles blancos
  • Fresas
  • Sal yoyada
  • Queso fresco
  • Leche de vaca
  • Papas
  • Camarones
  • Langostas
  • Pescados
  • Pechuga de pavo
  • Tomates
  • Nueces
  • Manzana
  • Limón
  • Mora
  • Higos
  • Atún
  • Avena
  • Espinaca
  • Judías verdes
  • Carne de res
  • Ajo
  • Pan
  • Piña

Con estos ingredientes todos los participantes de una familia podrán mantener una alimentación rica en yodo, pero especialmente si en ella se encuentra una mujer embarazada. En esos casos, es de suma importancia la ingesta de alimentos altos en yodo. ¿Por qué? Porque esto colaborará y beneficiará el crecimiento óptimo del feto, y más adelante, su crecimiento.

¿Qué comidas puedes preparar con alimentos ricos en yodo?

  • Croquetas de arroz rellenas de algas marinas y aguacate
  • Pollo marinado con leche de coco acompañado con arroz
  • Bacalao a la plancha con salsa roja de tomates frescos
  • Panquecas de avena con arándanos y banana
  • Atún encebollado con pimentón, algas marinas y puré de papas
  • Pollo al horno con aderezo de arándanos frescos
  • Pasta corta con camarones en salsa blanca de avena
  • Pudín de queso crema con fresas y frutos secos
  • Tortilla de huevos con papa y queso fresco
  • Albóndigas de brócoli bañadas en salsa roja de vegetales
  • Salmón a la parrilla relleno de verduras y salsa de naranja
  • Cereal de avena con fresas y arándanos
  • Pie de manzana con nueces
  • Ensalada de garbanzos con espinaca

Con esto puedes tener una idea de que, comer rico y nutritivo no necesariamente tiene que ser aburrido, con pocos ingredientes puedes crear deliciosos platillos para mantener una alimentación saludable y rica en yodo. Pero para que obtengas un panorama más claro, no dejes de leer la siguiente receta con altos niveles de este micro-mineral.

Receta de crema de espinaca y zanahoria: almuerzo ideal enriquecido en yodo

Ingredientes

  • 1 zanahoria
  • 1/4 cebolla
  • Pizca de ajo en polvo
  • 1/2 patata
  • Aceite de oliva
  • 1/2 taza de espinacas
  • Sal y pimienta

Preparación

Inicia por cortar en rodajas la zanahoria y la papa, luego lava y corta las espinacas y la cebolla en tiras delgadas. Mientras, incorpora en una sartén con aceite todas las verduras, menos la papa, y cocina por unos 5 minutos con un poco de agua.

Luego, procede a incorporar la papa y verifica el nivel de agua, agrega si es necesario. Agrega la sal y pimienta. Procede a tapar. Deja cocinar por unos 20 minutos, hasta que todas las verduras estén blandas.

Coloca todos los ingredientes en la licuadora, una vez procesados, devuelve la mezcla a una olla para mantener caliente y sirve. Puedes acompañar con pequeños trozos de queso o pan tostado.

¿Qué sucede si no consumes alimentos ricos en yodo?

Por si no lo sabías, cuando no consumes yodo a través de la alimentación, se presentas diversas alteraciones en el organismo que pueden afectar tu salud. Tanto es así, que la Organización Mundial de la Salud determinó la ausencia de yodo como una de las principales causas de retraso mental y parálisis cerebral en niños; además del desajuste de hormonas tiroideas.

Estas son las dosis recomendadas diariamente para consumir yodo de una manera correcta:

  • Bebés hasta los 6 meses de edad: 110 microgramos de yodo al día
  • Bebés de 7 a 12 meses de edad : 130 microgramos de yodo al día
  • Niños de 1 a 8 años de edad: 90 microgramos de yodo al día
  • Niños de 9 a 13 años de edad: 120 microgramos de yodo al día
  • Adolescentes de 14 a 18 años de edad: 150 microgramos de yodo al día
  • Adultos : 150 microgramos de yodo al día

Yodo en el embarazo: ¿Es necesario?

Como ya mencionamos, la repuesta a esta pregunta es completamente afirmativa. El feto requiere de yodo para obtener un buen desarrollo neurológico y es posible cuando la madre así lo realiza durante el embarazo y también en su etapa de lactancia, para que pueda transferir todos sus nutrientes del yodo al bebé mediante el amamantamiento. No basta con agregar sal yodada a las comidas, es necesario incluir ingredientes nutritivos en minerales, vitaminas y proteínas.

Para las embarazadas y lactantes, también se recomienda una dosis diaria de yodo:

  • Mujeres y adolescentes embarazadas: 220 microgramos de yodo al día
  • Mujeres y adolescentes en período de lactancia: 290 microgramos de yodo al día

¿Hay riegos con el consumo excesivo de yodo?

La mayoría de los excesos son malos, y el yodo no es una excepción. Existen riegos latentes cuando las dosis son muy elevadas y sin control. Por ello, se recomienda no incluir suplementados adicionales que contengan yodo si ya se cuenta con una alimentación nutritiva. 

Los síntomas que se presentan ante el consumo desmedido de este mineral son los mismos que cuando se presente deficiencia de consumo de yodo, en algunos casos. Así como la inflamación de la glándula tiroidea y cáncer de tiroides, u otros más leves como ardor en la boca y garganta, dolores estomacales, fiebre, náuseas, vómitos, diarrea y pulso débil.